Welcome

The mathematician of the Complutense University of Madrid, José-Vidal Ruiz Varela, argues that Europe must raise its borrowing limit, leaving its deflationary policy.

Cotización de las Principales divisas en tiempo real

Cotización de las Principales divisas en tiempo real
e-mail : admin@fasesdelabolsa.net

Agenda Macro

Calendario económico en tiempo real proporcionado por Investing.com España.

martes, 19 de abril de 2022

Putin ha lanzado la Primera Guerra Mundial Económica, y la UE y Occidente son sus objetivos

 


A pesar de lo trascendental que es la invasión de Ucrania por parte de Rusia, el evento de mayor importancia estratégica en las últimas semanas fue la guerra económica mundial entre Rusia y los EE. UU. y sus aliados. Rusia, sin embargo, se ha estado preparando para enfrentarse a Occidente y desafiar el modelo socioeconómico occidental durante mucho tiempo.

Los intereses estratégicos de Rusia en Ucrania son bien conocidos. La geografía y la historia de Rusia obligan a sus líderes a crear y preservar una barrera entre Moscú y las principales potencias de Europa Occidental, y garantizar el acceso al Mar Negro. Ucrania es crucial para ambos objetivos. Pero más allá de Ucrania, el Kremlin percibe la expansión hacia el este de la influencia occidental, incluso hacia Rusia, como una invasión moderna furtiva que amenaza al régimen ruso.

No son las organizaciones occidentales como la OTAN y la Unión Europea las que desafían al Kremlin, sino el modelo socioeconómico que permitió a Occidente ganar la Guerra Fría y que atrajo a los europeos del Este a querer unirse a Occidente. Cuando se convirtió en presidente de Rusia en 2000, tras el colapso de la Unión Soviética y la crisis económica de la década de 1990, Vladimir Putin heredó un país quebrantado. Muchos rusos contemplaron unirse a la Unión Europea, con la esperanza de que la alineación con Occidente traería una vida mejor.

La prioridad para el establishment ruso era estabilizar y reconstruir el país. Putin solo quería sobrevivir políticamente. Siguiendo el ejemplo de los líderes rusos exitosos del pasado, centralizó el poder. Sabiendo que necesitaba estabilidad y crecimiento para reducir la tasa de emigración y abordar la demografía pobre de Rusia, Putin buscó hacer que Europa dependiera económicamente de Moscú. Mirando hacia atrás en la historia y el equilibrio de poder actual, identificó a Alemania como el eje de su estrategia de dependencia.

Los lazos de Rusia con Alemania fueron clave para establecer lazos con la Unión Europea de manera más amplia, pero esto fue solo el comienzo de la estrategia de Rusia en Europa. Rusia abrió su economía a la inversión occidental, estableció vínculos en todo el continente y trató de comprender el funcionamiento interno de la burocracia de la UE. Estableció estrechos lazos comerciales con Italia, Francia y luego Hungría, y construyó una red política que ayudaría a expandir su influencia en Europa. Para Moscú, conocer las vulnerabilidades europeas era tan importante como desarrollar su economía y convertir a Rusia en una potencia económica estable.

El Kremlin también hizo campaña para unirse a la Organización Mundial del Comercio para establecer relaciones más profundas con los principales actores económicos del mundo. En el proceso, se benefició de las inversiones extranjeras en Rusia y aprendió cómo funciona la economía global, construyendo asociaciones no solo con las economías occidentales sino también con otras potencias económicas. El único problema era que China, su principal aliado contra Occidente, no experimentaba el crecimiento acelerado que esperaba y aún dependía mucho del mercado estadounidense, lo que otorgaba a Beijing una capacidad limitada para contrarrestar los intereses estadounidenses en el mundo y obligaba a Rusia a mantener su enfoque en Europa.

Los rusos promedio vieron mejoras en su nivel de vida bajo Putin. En las principales ciudades rusas, la vida era similar a la de Occidente. Sin embargo, cuando se convirtió en un jugador importante en el mercado energético, Rusia también aumentó su exposición a los ciclos económicos globales. La crisis económica europea de la década de 2010 provocó escalofríos en Moscú. La economía de Rusia siguió siendo frágil en general, y la brecha entre las áreas urbanas y rurales siguió siendo peligrosamente alta, lo que podría amenazar el control de Putin.

Al mismo tiempo, Occidente ofreció un modelo atractivo para rivalizar con Rusia. No era tanto la creciente influencia occidental en la zona de amortiguamiento de Rusia lo que molestaba al Kremlin, sino el hecho de que los rusos comunes pudieran mirar a Europa del Este y ver un mejor modelo para la organización política y el crecimiento económico.

Entonces llegó la pandemia. El presidente ruso aparentemente temía que la inseguridad económica provocada por el Covid-19 pudiera amenazar la seguridad y estabilidad económica de su país. A medida que se desvanecían los peores efectos socioeconómicos de la pandemia, la acción contra Occidente se hizo urgente. Desde el punto de vista del Kremlin, este fue un momento único. Estados Unidos ha estado tratando de reducir su presencia en Europa y, en cambio, centrarse en el Indo-Pacífico y los problemas internos. En otras palabras, desde el punto de vista del Kremlin, la alianza transatlántica y la Unión Europea parecen débiles. Lo que es más importante, los líderes de Rusia creen que han adquirido suficiente conocimiento sobre la forma en que trabaja Occidente y pueden combatirla de manera efectiva.

preparándose para la guerra

Rusia se ha estado preparando para enfrentarse a Occidente desde al menos principios de la década de 2000. Además de acumular reservas de divisas, Moscú construyó bloques comerciales y profundizó las relaciones con proyectos como la Unión Económica Euroasiática. En Europa, atrajo a Alemania a volverse dependiente del gas natural ruso, lo que, como está claro hoy, hizo extremadamente difícil para Europa cortar las importaciones de energía rusa. Cambiar del gas requeriría que Europa construya una nueva infraestructura, un proceso costoso y lento.

La estrecha asociación germano-rusa también benefició la estrategia europea del Kremlin de otras maneras. Para dar un ejemplo práctico, la UE tenía planes para hacer que el río Danubio fuera totalmente navegable mediante el establecimiento de canales adicionales, aumentando la conexión de Europa Central con el Mar Negro. Esto habría dado a Europa más influencia frente a Rusia en este momento, cuando la guerra en Ucrania ha obligado a desviar los flujos comerciales del Mar Negro a rutas terrestres mucho más caras. En cambio, las relaciones positivas con Moscú hicieron que el proyecto pareciera innecesario y se desvaneció.

No es coincidencia que después de 2012, el primer año completo en que Nord Stream 1 estuvo operativo, Europa se volvió mucho más reacia a adoptar políticas que pudieran verse como antirrusas. Simplemente no había interés en Alemania para llevarlos a cabo. Tampoco es coincidencia que las relaciones entre Estados Unidos y Alemania se hayan enfriado durante ese tiempo. Estados Unidos necesitaba que Alemania liderara Europa, o al menos mantuviera la neutralidad, para evitar que Rusia expandiera su influencia en Europa mientras Estados Unidos retrocedía. El hecho de que Rusia se uniera a la Organización Mundial del Comercio en 2012 le dio aún más influencia en la economía mundial.

Vínculos con los principales políticos de la UE

También vale la pena señalar que el Kremlin utilizó las relaciones personales para reforzar su influencia. El ex canciller alemán Gerhard Schroeder fue elegido para dirigir Nord Stream 1. Nord Stream AG también contrató al ex primer ministro finlandés Paavo Lipponen como consultor para acelerar el proceso de permisos en Finlandia. El ex primer ministro italiano Matteo Renzi formó parte del directorio de Delimobil, un servicio ruso de vehículos compartidos. El ex primer ministro finlandés Esko Aho formó parte del directorio del banco más grande de Rusia, Sberbank. El excanciller austriaco Christian Kern renunció al directorio de la compañía ferroviaria estatal de Rusia en los primeros días de la guerra en Ucrania, mientras que otro excanciller, Wolfgang Schussel, permaneció en el directorio de la rusa Lukoil.

Esta es solo una breve lista de los principales políticos, todos los cuales tuvieron al menos alguna influencia sobre las discusiones de política exterior de su país. Sin duda han sido útiles para el crecimiento económico de Rusia y el avance de la estrategia económica de Rusia en Europa.

Trabajar en estrecha colaboración con los europeos durante las últimas dos décadas ha permitido a Rusia aprender lo que es importante para la estabilidad de sus países. También ha ayudado al Kremlin a comprender mejor sus agendas políticas y apoyar causas que funcionan en su beneficio. Por ejemplo, Rusia apoyó con entusiasmo muchas políticas verdes, como la decisión de Alemania de renunciar a la energía nuclear, lo que se tradujo en una mayor dependencia del gas ruso. Y Rusia ha apoyado abiertamente a los partidos populistas en toda Europa y ha utilizado eficazmente la guerra de información, todo en un intento de desestabilizar y, en última instancia, dividir Europa.

A nivel mundial, Rusia ha mantenido estrechas relaciones con los enemigos y competidores tradicionales de Occidente. Unirse a la OMC le dio una posición más fuerte en el escenario global, que se utiliza para promover la influencia y los intereses de los actores globales emergentes, incluidos los países BRICS, que también incluyen a Brasil, India, China y Sudáfrica. Aunque los resultados fueron modestos, Rusia promovió al grupo como una alternativa a Occidente y continuó enfocándose en construir lazos con China e India, estableciendo vínculos que esperaba resistirían en una posible confrontación con Occidente, que estamos viendo desarrollarse. hoy dia.

Para contrarrestar las sanciones actuales, ha buscado ayuda en China. La Unión Económica Euroasiática le otorga poderes para continuar haciendo negocios con el mundo. Al mismo tiempo, la presencia de Rusia en el Medio Oriente y partes de África le ayuda a mantener alto el precio del petróleo, lo suficientemente alto como para poder seguir pagando sus facturas. La influencia en el Medio Oriente y el Sahel, dos áreas altamente inestables pero ricas en recursos, también le da a Rusia más influencia sobre la economía mundial.

Al construir su red, Rusia ha tratado de enfocarse en la economía y mejorar las debilidades en la red global. Expandió su influencia en el extranjero, asegurándose de que las dependencias que estaba fomentando fueran lo suficientemente fuertes como para darle influencia, pero perdieran lo suficiente como para permitir su retiro cuando fuera necesario. La estrategia rusa ciertamente tiene sus debilidades, pero Rusia tiene opciones para contrarrestar a Occidente durante la actual guerra económica mundial. Apoyar la fragmentación de la UE a través de sus lazos económicos en Europa y utilizar el conocimiento de la política europea que ha adquirido a lo largo de los años son probablemente los elementos más importantes de su estrategia. El momento en que los ciudadanos europeos sientan la repercusión de las sanciones occidentales es cuando el bloque se volverá más frágil, lo que permitirá a Rusia explotar las debilidades de la UE.

El mundo está presenciando su primera guerra mundial económica de la era moderna. Las reglas no están definidas y la economía global es compleja, lo que significa que los daños colaterales son inevitables y frecuentemente impredecibles. Lentamente, nos estamos dando cuenta de las repercusiones que las sanciones a Rusia están teniendo en la economía global. Menos claros son los instrumentos que Rusia puede emplear contra Occidente. Cómo esto cambiará el mundo es un misterio. Todo lo que podemos hacer es mirar hacia atrás para lo que Rusia se ha preparado y adivinar qué podría venir después. Esto es solo el comienzo.

Antonia Colibasanu Escribe a editors@barrons.com

No hay comentarios: